4. Todo se puede curar